El Sassuolo quiere consolidarse en lo más alto

El Sassuolo quiere consolidarse en lo más alto

El debutante Sassuolo, fundado en 1922, es el invitado sorpresa en la élite del fútbol italiano. Por otra parte, la localidad de Sassuolo, con 41.000 habitantes, es la ciudad más pequeña de la historia con un equipo en la Serie A.

El Unione Sportiva Sassuolo Calcio, fundado en la ciudad del mismo nombre ubicada en la provincia de Módena, en la región de Emilia-Romaña, una de las más ricas de Italia, consiguió el ansiado ascenso al terminar campeón de la Serie B la temporada pasada, con 51 puntos en su haber (16 victorias, tres empates y tres derrotas). Un balance sobresaliente para el conjunto poseedor del mejor ataque y la mejor defensa del campeonato (46 goles a favor y 15 en contra). Así las cosas, no es de extrañar que ningún rival lograra arrebatarle el codiciado sueño de la promoción.

La vida de esta apacible entidad, situada prácticamente a tiro de piedra de la todopoderosa escudería Ferrari, dio un vuelco en 2004, cuando languidecía en la parte baja de la tabla de la Serie C2, la cuarta división. Incluso llegó a descender a la Serie D antes de su rescate. “En ese momento me ofrecieron el equipo por 35.000 euros. Entonces, mi vínculo con esta formación se limitaba al reconocimiento hacia un club de la misma región que mi empresa”, explicó Giorgio Squinzi, propietario del Sassuolo y presidente de Confindustria, la pujante Confederación General de la Industria Italiana, que representa a 116.000 empresas y a varios miles de trabajadores.

“Nuestra compañía ya tenía una conexión con el mundo del deporte por nuestro patrocinio en el ámbito del ciclismo de 1993 a 2002″, apuntó Squinzi, cuyo equipo, el aclamado Mapei, fue uno de los más destacados de la década de 1990. “Cuando compramos el Sassuolo, nuestro enfoque fue ante todo profesional. Nos tomamos nuestro tiempo, sin quemar etapas, fuimos paso a paso poniendo en marcha un proyecto que nos permitió ascender cuatro divisiones hasta llegar a la Serie B“, añadió el directivo, incapaz de ocultar su pasión desde niño por el AC Milan y sin intenciones de “renegar de su fe”. Aunque prometió “seguir con imparcialidad” el choque con el AC Milan, y con mucha pasión los duelos contra el Juventus y el Inter de Milán. “Mi sueño es derrotar a los nerazzurri en el Giuseppe Meazza”, apostilló.

Estadio pequeño, grandes aspiraciones
El Sassuolo también es una reputada escuela de entrenadores, por la que han pasado técnicos como Massimiliano Allegri, actualmente al frente del AC Milan, o Andrea Stramaccioni, ex del Inter. El último, precisamente el que obró el milagro del ascenso, es Eusebio di Francesco, de 43 años y antiguo mediocampista con el AS Roma y con la selección italiana. Al término de la pasada campaña, prorrogó su contrato por dos años más, tampoco es cuestión de tirar la casa por la ventana para afrontar el desafío de la Serie A.

Di Francesco ha apostado por jugadores ambiciosos, que busquen el desquite o a la caza de minutos de juego y experiencia, como el mediocampista internacional esloveno Jasmin Kurtic, de 25 años, proveniente del Palermo; el prometedor delantero italiano Simone Zaza, de 22 años, en copropiedad con el Juventus; la gran esperanza del fútbol rumano Marius Alexe, de 23 años, presentado como el heredero de Adrian Mutu; el atlético guardameta del Napoli Antonio Rosati, de 30 años y 1,95 metros de estatura; el delantero brasileño Diego da Silva, 23 años y diez goles anotados en el pasado ejercicio, cedido por el Chievo Verona; sin olvidar a la gran figura en ciernes de Portugal, Aladje, una de las revelaciones de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Turquía 2013. Futbolistas todos ellos con ganas y sed de triunfos, a los que hay que añadir el defensa central suizo Jonathan Rossini, de 24 años.

Por último, como su campo, el Enzo Ricci, es demasiado pequeño (4.000 localidades), y dado que el ayuntamiento no tiene planeado invertir en uno nuevo, el Sassuolo disputará sus partidos en casa en el Giglio de Reggio Emilia, con aforo para 30.000 espectadores. De hecho, el club podría convertirse en su propietario por tres millones de euros, puesto que el estadio está en procedimiento concursal.

Los compromisos de pretemporada han permitido constatar que la maquinaria se va ajustando poco a poco y que los neroverdi poseen aún un gran margen de progresión, si bien el objetivo de Squinzi para esta primera campaña en la Serie A es “mantener tranquilamente nuestra plaza en la élite”. No obstante, la prestigiosa victoria obtenida en una competición amistosa celebrada a finales de julio hace presagiar que el Sassuolo será algo más que un mero comparsa y que podría aspirar a más. No en vano, sus rivales en el mencionado Torneo Tim eran nada menos que el Juventus y el AC Milan.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>