“Sabían todo” – URUGOL – Portal de Noticias del fútbol Uruguayo e Internacional

El delantero uruguayo que milita en Argentinos Juniors, Sebastián Balsas, describió palabra por palabra, el episodio en el cual a la salida de un banco le robaron y lo apuñalaron. Este hecho fue en mayo, sin embargo recién ahora el “Torero” relató lo sucedido: “Nos amenazaron con que nos iban a matar”, dijo el ex Racing de Montevideo. Además se mostró molesto por no recibir apoyo de lugares que pensaba recibir: “No cayó ni una pancarta, ni un festejo de gol dedicado”. Por Emiliano Esteves – @EstevesEmiliano El delantero que se hizo conocido en Uruguay por su destacada actuación en Racing comenzó la historia diciendo: “Fui a sacar un dinero importante al banco, temí que pasara algo como en 2001. A la salida, en el semáforo escuchamos ruidos en las dos ventanas, nos amenazaron con que nos iban a matar y tenían dos armas. Nunca preguntaron si tenía dinero y cuánto, sabían todo” En seguida continuó el relato del hecho que le ocurrió junto con Sergio Escudero, compañero en Argentinos: “A las 12 calles veo un coche de Policía y el que me estaba apuntando en el estómago vio que yo desvié la mirada hacia la Policía. Levanté el brazo contra el techo, con mi mano izquierda y traté de volantear para chocar de frente con un camión, me corrigieron y no pasó por poco. Con mis brazos empecé a forcejear con las dos armas, entonces el que estaba manejando saca un cuchillo y me dio las puñaladas en la pierna, me tiró para atrás y me hice el desmayado”. “Estuve 10 minutos con el arma en el pecho y en la boca, me amenazaban con que si me volvía a mover, me iban a matar”, agregó. Por esta razón manifestó: “Tengo bronca, impotencia y dolor. Es complicado para mí seguir en Argentina”. El delantero también compartió con La Red las consecuencias que le trajo el suceso: “Desconfío de todos, veo fantasmas en todos lados. A veces me despierto por las noches por los cuchillazos, a los golpes”. Para finalizar comentó su decepción con respecto al apoyo que no le llegó: “No cayó ni una pancarta, ni un festejo de gol dedicado. No me llamó ningún ex compañero de San Lorenzo y sólo hubo muestras de cariño de Uruguay, colegas, entrenadores y compañeros del Córdoba de España. Quizá no genero simpatía en Argentina, de Argentinos sólo me llamaron algunos compañeros. El cuerpo médico y la dirigencia se portó bien, me vieron mal y me dieron días para quedarme tranquilo”, concluyó el relato.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>