¡La "Vino tinto" que me parió! – URUGOL – Portal de Noticias del fútbol Uruguayo e Internacional

Casi 12 años pasaron desde la última vez que Uruguay derrotó a Venezuela por eliminatorias sudamericanas en el Estadio Centenario. Hoy se re editó el duelo entre la “Celeste” y la “Vino tinto” y el resultado fue 1 a 1. El equipo de Tabárez arrancó ganando con gol de Diego Forlán. En la segunda parte, los de Farías consiguieron el empate por intermedio de Salomón Rondón.

Por Mateo Cortés – @MateCortes

Cancha: Estadio Centenario

Árbitro: Antonio Arias (PAR)

Asistentes: Rodney Aquino (PAR) y Darío Gaona (PAR)

 

Uruguay: Fernando Muslera, Maximiliano Pereira, Diego Lugano, Diego Godín, Martín Cáceres, Egidio Arévalo Ríos, Diego Pérez, Alvaro Pereira, Edinson Cavani, Luis Suárez y Diego Forlán. DT: Oscar Tabárez.

Venezuela: Renny Vega, Roberto Rosales, Oswaldo Vizcarrondo, Fernando Amorebieta, Gabriel Cichero, Tomás Rincón, Giacomo Di Giorgi, Frank Felschter, Juan Arango, Luis Manuel Seijas y Salomón Rondón. DT: César Farías. 

Goles: 37′ Diego Forlán (URU), 83′ Salomón Rondón (VEN)

Tarjetas Amarilla: 9′ Diego Pérez (URU), 16′ Tomás Rincón (VEN), 47′ Fernando Amorebieta (VEN), 70′ Giacomo Di Giorgi (VEN), 74′ Diego Lugano (URU).

Cambios:

54’ Nicolás Fédor x Frank Felschter (VEN)

72’ Álvaro González x Diego Pérez (URU)

72’ Yohandry Orozco x Giacomo Di Giorgi (URU)

76’ Sebastián Coates x Diego Lugano (URU)

86’ Sebastián Abreu x Diego Forlán (URU)

86’ Granddy Perozo x Juan Manuel Seijas (VEN)

Uruguay y Venezuela empataron 1 a 1 en el Estadio Centenario. Al igual que en las eliminatorias sudamericanas para Sudáfrica 2010, mismo resultado que en aquella oportunidad.

La “Celeste” tuvo un buen comienzo, presionando y jugando en terreno rival. La selección de Farías tomó estos minutos para afirmarse, pero por momentos se vio apabullada; generó varios corners a favor de Uruguay, siempre bien ejecutados por Diego Forlán. De hecho “Cachabacha” estuvo a punto de convertir un gol olímpico. De todos modos, por arriba, el equipo “Vino tinto” se mostró firme con la altura de Vizcarrondo y Amorebieta.

Por eso, también se intentó practicar una jugada preparada en un corner. El centro de Forlán no fue al área, sino que afuera de la misma. El “Mono” Pereira que llegaba sólo, falló al controlar y la pelota se adelantó demasiado. De todos modos, el jugador de Benfica fue derribado y generó un tiro libre al borde del área. Diego Forlán remató pero su disparo pegó en la barrera.

Pero, si bien Uruguay tenía la pelota, no lograba progresar en el terreno de juego con claridad. La impresición estuvo a la orden del día. La “Celeste” nunca pudo penetrar la defensa rival, y se debió conformar con un remate de afuera del área de “Palito” Pereira. Más allá de esto, la tranquilidad del equipo de Tabárez pasaba por la inoperancia del ataque venezolano. Los jugadores de ofensiva nunca lograron conectarse, por eso cuando Venezuela robaba el balón, sus aspiraciones llegaban hasta enseguida de pasar la mitad de la cancha.

Otro aspecto positivo de Uruguay fue que paró su última línea lejos del arco de Muslera, cortando el juego del rival en el primer cuarto de cancha “Celeste”. El arquero que juega en el fútbol turco no fue exigido. Y la paridad se mantuvo hasta el minuto 37. Fue “Palito” Pereira, uno de los más activos a la hora de pasar de defensa a ataque, quien condujo el balón y habilitó a Forlán que se coló en la defensa rival. El pase aéreo de Pereira derivó en un Forlán que controló dentro del área y definió al palo izquierdo de Vega.

Para la segunda mitad no hubo cambios. Ni en esquema, ni en nombres; ni siquiera en trámite. Tanto Uruguay como Venezuela siguieron con su papel. Pero enseguida de comenzar con la segunda etapa, Farías realizó una modificación en la táctica de su equipo. Retiró a Felschter y colocó a Nicolás Fédor, colocándole un compañero de ataque a Salomón Rondón.

A corto plazo, nada cambió. Los atacantes siguieron sin pesar en las áreas rivales, y el mayor flujo de juego estuvo en el mediocampo. La gran diferencia con respecto a la primera parte fue que a Uruguay le costó retener el balón. Tanto el “Ruso” Pérez como el “Cacha” Arévalo Ríos aportaron su marca habitual, pero a la “Celeste” empezó a perder el control del balón. Diego Forlán intentó colaborar en ese aspecto, retrazándose algunos metros, pero fue siempre bien controlado.

Además, Venezuela ajustó la marca sobre Suárez, colocándole un jugador encima cada vez que recibía. Y si Cavani había participado poco del juego en la primera mitad, en la segunda ni siquiera apareció. Producto de esto, Uruguay empezó a retroceder en el campo y Venezuela a manejar la bola. De todos modos, “Celestes” y “Vino tintos” seguían sin inquietarse.

El gran ausente fue el juego colectivo. Venezuela, al igual que en la primera parte, seguía sin tener grandes ocasiones de gol. Uruguay, tuvo una, tras un tiro libre de Diego Forlán, que Diego Lugano cabeceó, y en definitiva Renny Vega contuvo tras el remate de Cavani.

Lo que hasta el minuto 22 de la segunda parte parecía ser la mejor jugada de ataque de Venezuela, terminó siendo el prólogo del gol del empate. Tras un centro desde la izquierda, Salomón Rondón ganó en la defensa “Celeste” y su cabezazo pasó cerca del arco de Muslera. Era Diego Godín quien tomaba a Rondón.

Recién en el minuto 83 del segundo tiempo llegó la paridad en el marcador. Tras 35 minutos en los que Uruguay no hizo absolutamente nada, el rendimiento “Celeste” había levantado. El ritmo era otro, y la dinámica que aporta siempre el “Tata” González parecía darle otro estilo al mediocampo. El equipo de Tabárez se volcaba al ataque decidido a definir el encuentro.

Pero en un contragolpe, Venezuela encontró a la defensa “Celeste” mal parado. El Álvaro González perdió la pelota en el mediocampo, lo que obligó a los once uruguayos a retroceder inmediatamente. Otro centro desde la derecha, cayó a espaldas de Godín nuevamente, y Rondón cabeceó, esta vez con destino a la red.

Ya no hubo tiempo para sumar otro gol en el tanteador. Uruguay siguió buscando como lo había hecho en los minutos previos al gol. Sebastián Abreu entró faltando muy poco para obligar por arriba. Luis Suárez, a puro amor propio y aunque por demás golpeado, trató de penetrar la defensa rival con su clásica jugada en velocidad. Pero nada pasó.

Fue 1 a 1 el resultado final. El gol de Forlán había traído tranquilidad, porque Uruguay no estaba jugando bien, pero ganaba, y eso daba confianza para seguir adelante. Pero el equipo de Tabárez se estancó, el “Tata” González aportó dinámica pero no tuvo el despliegue de siempre, Diego Forlán se empezó a cansar, y Diego Lugano, el capitán, debió salir lesionado. Además, el rival nunca se desordenó, dejó de contaminar el trámite con jugadores que se tiraban cada dos minutos, y empezó a jugar. Así, avisó una vez en el arco de Muslera, y en la segunda que tuvo, Rondón la mandó a guardar.  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>